No hay Venus sin Marte… ni Marte sin Venus de John Gray y Barbara Annis

No es absurdo ni irreal pensar que si los hombres y las mujeres colaboraran de verdad, podrían hacer del mundo un lugar mejor y para ellos todos necesitamos conocer la inteligencia de género, o lo que es lo mismo, el impulso de ver el mundo a través de los ojos del otro y de valorar su manera de entender las cosas.


Este es el objetivo de la novela escrita por John Gray y Barbara Annis, “No hay Venus sin Marte… ni Marte sin Venus”.

Muchos de los estudios que se mencionan en el libro apuntan a que los equipos en los que existe mayor equilibrio entre hombres y mujeres aportan más innovación y resultan más eficaces; y esto se debe a que cada uno de los géneros puede aportar perspectivas y valores distintos y, de este modo, enriquecer el proceso de toma de decisiones.

La suma de los valores masculinos y femeninos está mejorando la calidad de vida de los trabajadores al aumentar su sentido de realización personal, y esto mejora los resultados de las empresas, porque permite a todos sentirse incluidos y realizar sus aportaciones personales al crecimiento de la compañía.

Sin duda, es un libro totalmente recomendado para jefes de grandes empresas, para sus trabajadores, para padres y madres… todo el que lea este libro aprenderá un poquito más del otro sexo puesto que nuestra manera de actuar y de pensar tiene un porqué.

Son muchas las mujeres que nos podemos sentir discriminadas o incluso molestas por ciertos comentarios ofensivos de algunos compañeros de trabajo. Nuestra actitud en el mundo laboral es totalmente distinta. Ellos son competitivos, trabajan de manera independiente, mientras que las mujeres somos más de apoyar a nuestros compañeros, formar un equipo y realizar muchas preguntas antes de aprobar cualquier cosa.

Los hombres detestan que les hagan tantas preguntas, nunca pedirán ayuda aunque la necesiten por lo que piensan que las mujeres somos iguales… y no. A las mujeres nos gustan que los propios compañeros se muestren por la labor de ayudarnos sin ni siquiera que lo pidamos. Y estos pequeños detalles son los que pueden hacer que las relaciones laborales entre hombres y mujeres pueda ir en declive poco a poco. Y para todo esto, es necesario conocer la inteligencia de género, pensar en la otra persona y no en nosotros mismos siempre.

Tenemos que sacar partido a las diferencias que existen entre hombres y mujeres porque en la combinación está el éxito. Basta de discriminar a las mujeres, basta de pagar menos a las mujeres por hacer el mismo trabajo que los hombres. Nosotras podemos dar otro enfoque que provoque el éxito de la empresa.

Un ejemplo muy claro que se explica en el libro es la empresa IKEA. Una empresa sueca creada por un hombre cuyo enorme éxito vino después de que varias trabajadoras, pensando en las clientas femeninas, aportaran una serie de ideas que fueron un autentico boom para la compañía. ¿Y quien no conoce hoy en día IKEA?

Un libro que no tiene desperdicio. ¿Te lo vas a perder?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...