Quedada Brujulera

Tener un bar es muy sacrificado, son muchas horas trabajando y poco tiempo libre. Quien trabaje en el mundo de la hostelería me entiende perfectamente. Mi sueño nunca ha sido tener un bar y pasarme días enteros detrás de una barra aguantando, muchas veces, cosas  y/o gente inaguantable. No.



Siempre he querido ser periodista y para ello me preparé. Estudié la carrera a la vez que hacía prácticas en diferentes periódicos, televisiones, radios y agencias de comunicación. Más tarde hice un postgrado de locución en radio y televisión. Muchos de vosotros ya conocéis toda esta información, al igual que sabéis que tengo bastante abandonado el blog.

Durante un largo tiempo subía videos y reportajes a mi blog intentado informar de todas o casi todas las dudas que me iban llegando a través de los lectores. Me documentaba, escribía los reportajes y luego subía en vídeo una pequeña explicación.

A causa de la crisis que nos está tocando vivir, veo cada día como están cerrando medios de comunicación y muchos compañeros, de los cuáles he aprendido casi todo lo que se, se han ido de patitas a la calle. Triste pero cierto.

Una menda tiene que sobrevivir, y hace ahora un año me monté un bar en Altea. La Brújula, que así se llama mi bar se ha convertido en mi vida, donde paso más de 12 horas diarias trabajando, y el culpable de que no tenga tiempo para publicar nuevos reportajes. En cambio, durante este tiempo, me he dedicado, en el poco tiempo libre que me queda, a leer literatura erótica para, posteriormente, subiros las reseñas al blog. Así que como veis hago lo que puedo dentro de mis circunstancias.

Ya me gustaría a mi dedicarme a lo que de verdad me gusta. Pero os escribo esto para deciros que tanto el bar como la literatura erótica me están permitiendo conocer a mucha gente. Por el bar cada día pasa gente diferente, de la cual puedes aprender muchísimo. Y la literatura erótica, por su parte, me ha ofrecido el conocer a muchas autoras, antes totalmente desconocidas para mí, o incluso lectoras con los mismo gustos y aspiraciones que yo.

Hoy, el bar y la literatura erótica se han unido para darme un gran momento.
Esta misma mañana han venido a La Brújula las escritoras Bela Marbel, autora de Espirales en el ombligo y Olivia Ardey, autora de Bésame y vente conmigo. Para mi es todo un placer conocer a la gente que leo, puesto que la literatura en mi vida es algo esencial.

Bela, Olivia, gracias por vuestra cercanía, por vuestro carisma, por vuestra empatía y por escribir como escribís, porque transmitís en la gente muchos más sentimientos de los que os creéis. Os espero pronto en La brújula para poder pasar más buenos momentos junto a vosotras. 

3 comentarios:

  1. Qué envidia sana me dais. He tenido oportunidad de pasar buenos ratos con ambas y son dos pedazos de soles. Cuando os dejeis caer por Málaga, Fuengirola o aledaños.... Llamaddddddmeeee!!!!

    Regina Roman ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Regina!!! yo esta navidad la pasaré en Fuengirola!!!

      Eliminar
  2. Tú eres un sol. Y hacer de un localun lugar de encuentro entrañable que se recuerda con ganas de volver es mérito vuestro. Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...