No te escondo nada de Sylvia Day

Cuando una se dedica a leer unicamente novelas eróticas es muy difícil no comparar unas con otras, puesto que unas te marcan mucho y otras pasan completamente desapercibidas.

A la novela “No te escondo nada” no la considero una historia de amor, sino que más bien es una relación que se basa en problemas y en sexo. Me cuesta encontrar amor en una relación que empieza muy rápido desde el minuto 0 que se conocen. Lo he intentado, pero no, Eva y Gideón no me han enganchado de la misma manera que lo hicieron Olivia y Thomas en “Treinta noches con Olivia”, o Judith y Eric en “Pídeme lo que quieras” o Julia y Gabriel en “El infierno de Gabriel”. Además, según los críticos, esta novela es una copia de 50 sombras, también compuesta por tres libros, pero es que está claro que ahora lo que vende es eso, sexo.



Como casi todas las novelas eróticas, “No te escondo nada” escrita por Sylvia Day, se caracteriza por los problemas del pasado de los dos protagonistas y que, de una manera y otra, no les deja ser felices al 100 %. Eva y Gideón encontrarán el uno en el otro un apoyo para sufrir las consecuencias provocadas por estos problemas anteriores. Problemas familiares que les han convertido en dos personas frías que necesitan de terapia para empezar una vida nueva.

El infierno de Gabriel

Todos tenemos un pasado, unos más oscuro que otros, pero todos tenemos un peso en nuestra espalda que no nos deja olvidar ciertas facetas de nuestra vida. Problemas de la infancia o de la adolescencia que pueden ser económicos, familiares o de conducta.. pero en cualquier caso, son esos problemas los que nos hacen ser como somos ahora. Más fuertes o, por el contrario, más débiles y vulnerables.


La familia es, quizás, el pilar que más marca nuestra personalidad. En El infierno de Gabriel de Sylvain Reynard, tanto Gabriel como Julia están marcados por su pasado. Sólo se han visto una vez, ella tenía 16 años, él 10 más. No obstante, esa vez fue más que suficiente para que ambos supieran que estaban hechos el uno para el otro.

50 sombras de Grey


Dicen que las comparaciones son odiosas, pero es inevitable no hacerlas.


Acostumbro a leer novela erótica, lo reconozco, me encanta. Para mí, un libro erótico te tiene que poner caliente desde la página 1, y no ha sido el caso con 50 sombras de Grey.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...