¿Esperamos demasiado del sexo?

Ésta es una pregunta que ronda por mi cabeza estos días tras no parar de leer novela erótica, a pesar de que debo decir que soy una de las pocas que no ha leído el tan famoso libro 50 sombras de Grey. Quizá la problemática este tipo de novela es que nos hace tener unas esperanzas con respecto al sexo que no son reales. Los libros, como el cine o la televisión, son eso, ficción, nada parecido a la realidad. No existe ese chico perfecto, guapetón, popular, rico, simpático, divertido, atento y que practique un sexo brutal en el cual abunda, sobretodo, respeto.


Por eso mi pregunta. También es cierto que hay hombres y hombres, al igual que hay mujeres y mujeres. Con esto me refiero que hay muchas maneras de practicar sexo, ya que el sexo con cada persona es completamente diferente. A veces es más apasionado, otras veces es más bruto, hay gente que te puede hacer vibrar y otros polvos que son una auténtica mierda. En el sexo también es necesario tener una compenetración, que exista un feeling, una química, pasión y mucho morbo.

Pero la realidad es que en numerosas ocasiones vivimos presionados por los típicos consejos que nos dicen lo que tenemos que hacer y cómo sentirlo. Y esto, más que ayudarnos, puede llevarnos al fracaso sexual.

Yo siempre he sido una defensora del sexo, tanto de la práctica como de hablar sobre él libremente, y por ello pienso que practicarlo nos hace bien, pero tenemos que tener una cosa clara: debemos valorar nuestro sexo en relación a nosotros mismos y no a las corrientes de moda, con esto me refiero a la moda que ha creado Grey.

También tenemos que tener en cuenta que la gente miente con respecto a sus relaciones sexuales por miedo a decir la verdad. Siempre se tiende a exagerar los sentimientos vividos, los orgasmos o la duración de los polvos. Y esto precisamente es lo que acompleja a los demás. Así que cada uno tenemos que mirar para nosotros mismos. ¿Cómo son nuestras relaciones sexuales?, ¿las disfrutamos?, ¿son lo que esperábamos? Si es así perfecto, si no lo es, aplícate el cuento y experimenta con tu pareja sexual. Probad cosas nuevas, añadid nuevas prácticas sexuales u objetos que os harán gozar a la vez que rompéis con la rutina. 

El sexo está para disfrutarlo, pero para disfrutarlo a nuestra manera. No te compares. Vive. Disfruta. Folla. Diviértete. Atrévete a experimentar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...