Sexo Anal

Todavía existen muchas chicas que se masturben y no lo admiten de manera pública por pudor o vergüenza, pero en relación al sexo hay otra práctica que aún se mantiene más oculta si se practica, el sexo anal. Son muy pocas las chicas que admiten de forma natural que sí practican esta práctica sexual en sus relaciones.

El motivo puede ser que desde bien pequeños se nos ha enseñado que ésta parte es la más sucia de nuestro cuerpo y que tocarla o disfrutar de ella, es vergonzoso, pero quienes gozan de la estimulación anal no son anormales o pervertidos. Simplemente disfrutan de una práctica sexual que incomoda.


En el caso masculino, el sexo anal gusta es la forma más efectiva de estimular la raíz de su miembro y su próstata (el punto G masculino). A algunos chicos, solo con la penetración ya consiguen correrse, pero otros lo logran si se masturban a la vez.

Por su parte, las mujeres que se apuntan a esta práctica aseguran sentir sensaciones tanto vaginales como en el interior de su recto y en el periné cuando al mismo tiempo se estimulan el clítoris. Otras, en cambio, dicen tener orgasmos anales sin más estimulación que la penetración rectal.

Se ha llegado a calcular que alrededor del 25% de las parejas heterosexuales con menos de 35 años han probado alguna forma de penetración anal, y es probable que el porcentaje no sea mayor por vergüenza. Si bien es cierto, muchos chicos desearían probarlo (tanto penetrando como siendo penetrados), pero no se atreven a decirlo por miedo a que sus mujeres los tomen por homosexuales.

No obstante, esta práctica sexual tiene sus peligros, ya que el sexo anal es considerado como una actividad de alto riesgo por la facilidad con la que uno puede transmitir o contagiarse de alguna enfermedad. Por ello, es imprescindible utilizar preservativos de calidad (elige siempre marcas fiables y comprueba la fecha de caducidad) y no introducir en la vulva, vagina o boca nada que haya entrado en contacto con el ano sin lavarlo previamente, sea un pene, un dedo, la lengua o un juguete sexual. De hecho, aunque tengas pareja estable, mejor usar condones por razones higiénicas: aunque no tengáis ninguna enfermedad de transmisión sexual y el recto suela estar limpio, es cierto que allí se almacenan bacterias.

La penetración anal con uno o varios dedos, con el pene o con un juguete sexual requiere de cierta estrategia: hay que hablar previamente del tema para saber lo que cada miembro de la pareja quiere y espera del encuentro, prepararse físicamente (preservativos y lubricante) y tomárselo con mucha calma debido a que el recto no tiene la elasticidad de la vagina.

CONSEJOS

La persona que vaya a ser penetrada debe estar relajada, ya que si no lo está, su ano se agarrotará y cualquier intento de penetración le provocará dolor.

También hay que ser generosos en el uso del lubricante. Esto implica untar el ano del receptor y el dedo o dedos, pene o juguete sexual elegido para la penetración. Como ya he dicho, es imprescindible el uso del preservativo y, obviamente, el lubricante se extenderá por encima del condón.
Y por último, actuar con gran delicadeza, ya que no se puede practicar el coito anal con la despreocupación con que muchas veces se realiza la cópula vaginal. Queda prohibido embestir o hacer cualquier ora brusquedad.

2 comentarios:

  1. SI UNO TIENE RELA ANAL CON UNA SOLA PAREJA NECESITA CONDON?

    ResponderEliminar
  2. por supuesto que sí, siempre hay que utilizar preservativo, aunque sea con tu pareja de siempre.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...